lunes, 30 de noviembre de 2009

Recuperar el instinto

Tuve la inmensa suerte de compartir mi embarazo con mis mejores amigas, unidas por el deseo de criar a nuestros hijos con amor, respeto, muchos brazos, teta y con infinita paciencia.

Ese apoyo, esos ánimos, recordándote que tú puedes y que lo estás haciendo bien, es lo que han perdido la mayoría de las mujeres de hoy.
La soledad y la falta de información con que llegan a la maternidad y la paternidad me parece algo asombroso.




Los mensajes a nuestro alrededor son tan contrarios a lo que necesitamos y sentimos, que acabamos pensando que los equivocados somos nosotros, que algo estamos haciendo mal.
¿En qué momento perdimos los instintos? ¿Cómo nos dejamos convencer de que amar era malo? ¿Cómo dejar a un bebé llorar? ¿Cómo hablar de independencia y autonomía hablando de bebés? ¿Por qué hablan en el telediario de bebés estresados y deprimidos?




Queremos una sociedad responsable, amable, respetuosa y pacífica y ofrecemos lo contrario a nuestros hijos, a la sociedad de mañana.




Somos conscientes del valor de los triunfos adquiridos por las mujeres hace muy poco, el derecho a estudiar, trabajar, ser autónomas y no queremos renunciar a eso, pero tampoco queremos renunciar a ser madres.




Siento que por ahora, más que un triunfo es un duro trueque.




Un bebé necesita a su madre y a su padre, la madre necesita apoyo y la sociedad necesita personas criadas con amor.
Por eso me estoy formando como Doula y me hice monitora de lactancia, porque quiero ayudar a recuperar los instintos, a poner oídos sordos a las exigencias, los falsos mitos, los malos consejos y ayudar a guiarse con el corazón.
La vida dura sólo un instante y yo quiero que mi hijo sepa que le amamos por encima de todo, que le ayudamos a crecer, que le respetamos como persona aunque sea pequeñito, que no le gritamos, ni amenazamos, que da igual si se despierta en la noche para abrazarse a nosotros, porque así son los bebés. Porque sabemos que pronto, muy pronto crecerá y siempre añoraremos los días en que cabía en mi regazo.

PUBLICADO EN +Q9MESES






.



No hay comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu opinión