viernes, 4 de diciembre de 2009

El embarazo


Conocer lo que está pasando dentro de ti es muy emocionante, ver las ecografías, aprovechar el momento para hacer cambios como dejar de fumar, hacer ejercicio, comer sano, pensar y sentir cosas bonitas, son actividades para disfrutar durante nuestro embarazo.


Tenemos 9 meses para prepararnos para el parto e informarnos qué pasa en nuestro cuerpo en ese momento, qué condiciones nos ayudan o nos bloquean. 
No podemos llegar a ese día y ponernos en manos de otras personas para que ellas den a luz por nosotras.



Durante el embarazo debemos aprovechar y plantearnos con la pareja cómo y dónde queremos dar a luz, si deseamos ser protagonistas de nuestro parto, si vamos a dar el pecho, leer sobre cómo duermen los bebés, por qué lloran, hablar sobre el tipo de crianza que le queremos dar, y sobre todo qué no queremos para nuestra nueva familia.




Durante el embarazo, el parto y con la llegada del bebé, la mujer y el hombre viven sensaciones muy fuertes. A veces encontradas y a veces se producen desencuentros.

En la pareja es importante expresar lo que sentimos y lo que esperamos del otro, no esperar que el otro adivine nuestras necesidades.
 
En muchas ocasiones esperamos que el otro sepa lo que necesitamos y lo que deseamos, pero no lo expresamos. La comunicación es vital para afrontar juntos los problemas. El truco está en empatizar, ponerse en el lugar del otro, intentar comprenderle, llegar a acuerdos.




El papel del hombre, que tantas veces se siente desmarcado, es fundamental, es el principal apoyo, el sostén emocional de la mujer, el que mantiene la entereza y la cordura. 

La mujer, atraviesa los cambios emocionales más fuertes de su vida, vive el parto en su piel y es a ella a quien el bebé demanda día y noche. Esto hace que a veces se tambalee y necesite más que nunca encontrar a su lado la plena confianza de su compañero. 
Ayudarla a estar tranquila, a descansar cuando el bebé descanse, ofrecerle palabras de ánimo y comprensión,  ocuparse  de encontrar ayuda con la casa, gestionar las visitas, proteger el nido son tareas que van a permitir que la madre y el bebé se conozcan, se entiendan y que poco a poco la nueva familia se adapte en armonía a la nueva situación.





No hay comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu opinión