viernes, 4 de diciembre de 2009

¿Por qué dar el pecho?




La leche de la madre es el alimento que la naturaleza ha diseñado específicamente para nuestro bebé.
La leche de cada mujer se ajusta a las necesidades de cada momento.
Así la leche que produce el cuerpo por el día es diferente a la que produce de noche, la leche que producimos al principio de la toma es diferente a la del final, las madres de un bebé prematuro producen leche  más rica en nitrógeno, proteínas, lípidos, ácidos grasos, vitaminas, calcio y otras sustancias vitales para el desarrollo de un bebé prematuro.


El bebé que acaba de nacer, empieza a hacer funcionar todo su organismo, está cansado tras el parto, por primera vez está en el mundo exterior, está desorientado, tiene miedo, ya no hay líquido, se oyen ruidos fuertes, hay demasiada luz, hace frío, tiene hambre y sed, debe respirar por sí solo...
Hoy en día ya está científicamente demostrado que si el bebé está en contacto con el cuerpo de la madre, piel con piel desde que nace, su respiración se regula, su ritmo cardiaco se estabiliza, su temperatura se mantiene, el bebé se relaja.
Solo si vuelve a estar con lo único que ha conocido en 9 meses, su mamá, su refugio.
La verdad es que lo que me sorprende es que necesitemos que  se  demuestre con estudios médicos y no no baste con el sentido común. 
El Dr. Michel Odent dice: "El gran descubrimiento del siglo XX es que el bebé necesita a su madre." 

La leche que se segrega en los primeros días, el calostro, es un compuesto espeso y amarilloso, especialmente preparado para que el bebé se cargue de anticuerpos, proteínas y que le van a preparar su estómago e intestinos para las primeras digestiones, ayudará a que el bebé expulse el meconio y evitar la ictericia fisiológica.

Al principio es necesario ser paciente, estamos cansadas, las hormonas hacen sus efectos y debemos evitar llenarnos de miedos y dudas, no volvernos niñas pequeñas, infantiles, sino resurgir con la fuerza  de querer dar lo mejor a nuestro bebé y saber que estos difíciles momentos del inicio pasarán.



La subida de la leche:
Entre el segundo y el tercer día, empezaremos a producir leche. Hasta que el cuerpo no se regula y se ajusta a la demanda de nuestro pequeño o pequeña, podemos producir leche en exceso, los pechos chorrean y pueden poners muy duros.
Para ayudar en estos días los paños calientes o duchas tibias y los masajes circulares alrededor de todo el pecho ayudan antes de las tomas y las compresas o duchas frías, después de las tomas.


El sol, la leche y el aire, nos ayudan a mantener el pezón sano.
Debemos dejar que el pecho se seque totalmente antes de taparlo, y extender una gotita de leche sobre el pezón y la areola.


En unos días el pecho se regulará y esta sensación pasará.




Dudas frecuentes:

¿Se queda con hambre?

Si le ofreces el pecho cada vez que lo pide, no se quedará con hambre.
Debemos evitar aplicar horarios, limitar la duración de las tomas o juzgar cuando puede o no tener hambre nuestro bebé.
Lo mejor es olvidarnos del reloj.


¿La coge de chupa?
El pecho no es sólo alimento, la necesidad de succión es real, calma al bebé, le permite estar cerca de la made, oír su corazón, sentirse seguro. 
No nos olvidemos que antes que chupetes, hubo pezones.

¿Tendré leche? 
Todas las mujeres, es más todos los mamíferos cuando tienen crías producen leche. Exceptuando algún raro caso,  que es una enfermedad, como lo es por ejemplo, no producir insulina.

La cantidad depende de las veces que ofrecemos el pecho y la duración de la tomas. Así es como nuestro cuerpo se adapta a las necesidades de nuestro bebé o también se adapta si tenemos dos.

Si dejamos pasar 3 horas, cuando el bebé pide cada 2, estamos reduciendo nuestra producción. Si le limitamos las tomas a 10 minutos, también influimos en la producción.



¿Duele dar el pecho? 
Dar el pecho no duele, los primeros días podemos sentir molestias, pero si hay dolor, el agarre está mal y hay que buscar ayuda antes de que se forme una grieta o una mastitis.


Los grupos de apoyo a la lactancia y las monitoras de lactancia son el sitio adecuado. 

Es recomendable asistir antes del parto,para preguntar dudas y ver a otras madres con recién nacidos y aprender cómo enganchar correctamente al bebé.
Una vez tenemos al bebé, es un punto de encuentro con otras madres, ver que todas tenemos las mismas dudas, compartir experiencias y hacer que sea más fácil el inicio.

¿Será buena mi leche?  
La leche que producimos es la mejor leche que le podemos dar a nuestro bebé. Somos la única especie que alimenta a sus crías con la leche de otra, pensando encima que es mejor. 
La leche de una rata es diferente a la del canguro y cada una contiene el alimento adaptado a su especie. 

Los humanos no nos parecemos mucho a los terneros y pensar que la leche de una vaca es mejor para nuestras crías que la nuestra, sólo responde a una enorme y muy efectiva campaña de marketing y  debe ser motivo de reflexión de cada uno de nosotros.


Además pensar que no pasa nada, es un grave error. 
Los bebés nacen con un sistema inmunológico inmaduro, y las leches artificiales, no le dotan de ese importante batallón de defensas. 
Además somenten a sus riñones a un sobreesfuerzo en sus primeras digestiones. Y le privan de el contacto natural con su madre. Cómo podemos decidir no dar el pecho, sin reflexionar sobre todo esto. 


 ¿Por qué no tomarnos este tiempo para disfrutar en vez de verlo como un agobio? 
Tenemos todo el tiempo del mundo para entregárselo a nuestro bebé. 
Es lo que llevamos mucho tiempo deseando, disfrutar de días enteros tumbados juntos, darle amor, calor, seguridad, que vea que siempre estamos ahí, es un placer que no dura para siempre, los niños crecen y ya nunca podremos volver a esos días, no tengamos prisa y vivamos intensamente estos días.



Necesitamos confiar en nosotras mismas, la naturaleza nos ha diseñado para esto y todas podemos dar el pecho, TODAS.



Si ofrecemos al bebé chupetes o biberones antes de que aprenda a succiónar correctamente, podemos dificultarle ese aprendizaje,no permitir que mame bien y podemos provocar algunos problemas.


La lactancia debe ofrecerse a demanda durante el día y la noche, en exclusiva durante los 6 primeros meses y mantenerla el tiempo que la madre y el bebé quieran, la OMS recomienda que, al menos, hasta los dos años. Esto ayuda a tener hijos sanos, fuertes y el vínculo que se establece con la madre es muy fuerte.


¿Siempre van a durar tanto las tomas?


Al principio puede pedir el pecho con mucha frecuencia y las tomas pueden durar hasta una hora, mamando a ratitos, descansando, aprendiendo, poco a poco, mamará cada vez más rápido y las tomas durarán menos y se espaciarán. 







No hay comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu opinión