viernes, 4 de diciembre de 2009

Recebir a un bebé



Para cualquier cosa que hacemos en la vida dedicamos mucho tiempo  a informarnos. 
Estudiamos durante años para logar un título o aprender una profesión, elegir la raza de un perro, el coche que nos vamos a comprar, el viaje que pensamos hacer, pero a la hora de enfrentarnos  a la maternidad y paternidad, nos conformamos un par de revistas del quiosco,  los consejos de la vecina y algún libro que cae en nuestras manos. 

Así llegamos a este importante momento de nuestra vida con una gran falta de información, sin conocer las opciones, sin pararnos a reflexionar cómo lo deseamos vivir y así, llenos de dudas y miedos nos vemos incapaces de disfrutar de este momento tan maravilloso que tenemos la suerte de poder vivir.




Todo lo que el bebé vive y siente desde que está en nuestro vientre y en la primera hora de vida, influye en el resto de su vida. Nuestras emociones y sentimientos se transmiten al bebé que llevamos en nuestro interior.
Recibir al bebé con amor, darnos tiempo para conocernos, para adaptarnos, respetarnos y respetarle, no tener prisas, no exigirnos nada, aprender a observar y a confiar, nos ayudará a establecer un vínculo y una relación que perdurará para toda la vida.




Si pensamos en un mundo mejor, en una sociedad más justa, más respetuosa, más pacífica, más culta, tenemos que comenzar por el inicio, empezar desde el mismo día que decidimos ser padres. Es una gran labor y una enorme responsabilidad. 




Merece la pena reflexionar, deterner el reloj, quitarnos miedos, dudas, desterrar los falsos mitos y creer que todo lo que necesitamos para enfrentarnos a este nuevo reto está dentro de nosotros. Que cada uno decida de qué manera quiere criar y amar a sus hijos, pero de una manera consciente.




Con cada hijo tenemos la oportunidad de renacer y casi la obligación de revisar muchos aspectos de nuestra vida, de convertirnos en mejores personas, de abrirnos, de dar, de entregarnos, de mejorar nuestras relaciones, nuestros hábitos, de colmarnos de amor y paciencia para recibir al nuevo bebé.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu opinión