miércoles, 13 de enero de 2010

POR QUÉ NO DA IGUAL DAR LA TETA QUE NO DARLA.

Les pego un post copiado de CRIANZA NATURAL.
La autora ha dado permiso para difundirlo. Ella estudio Farmacia y tiene el Doctorado en Fisiología.
Imparte clase de Biología Celular a estudiantes de Bioquímica en la UAM.

LA LACTANCIA MATERNA es la única vía de inmunización que tiene un bebé recién nacido.

No debemos olvidar que somos animales, mamíferos y que producimos leche y calostro por unas razones biológicas determinadas, no caprichosas, sino con un objetivo fisiológico importante.

¿y entonces los niños de biberón qué? ¿se quedan sin inmunizar? Algo de anticuerpos traerán esas leches ¿no?

Pues efectivamente eso es lo que pasa, que se quedan sin inmunizar. Y no, no hay anticuerpo alguno en las leches artificiales. Es más, está estadísticamente comprobado que los niños alimentados con leche artificial presentan muchos más episodios infecciosos, y es por eso, porque no cuentan con una inmunidad con la que tendrían que contar, la que le proporciona la leche materna.
Somos la única especie que se alimenta en masa de leche de otras especies. Y que la leche artificial que es leche de vaca tratada, tiene un contenido proteico altísimo, mucho más alto que la leche humana ¿por qué? sencillamente porque está diseñada para un ternero, que es mucho más grande y necesita crecer mucho más.

También es más alta en grasa que la humana, por tanto, el riñón del recién nacido soporta una carga proteica anormalmente alta, tiene que filtrar muchas más proteínas de las que está diseñado a filtrar, y eso es un problema para su organismo.

Además, la obesidad que se puede inducir con esa edad es hiperplásica, es decir, que aumenta el número de células grasas, no su tamaño. En lugar de una obesidad hipertrófica que es aquella en la que aumentan de tamaño las células grasas. La obesidad hiperplásica es mucho más difícil de revertir o de tratar, porque el número de células ha aumentado mucho. Sin embargo, la obesidad hipertrófica es más fácilmente tratable porque sólo se trata de "adelgazar" a las células grasas, no de cargarnos células enteras.

Hay mamás muy orgullosas de que sus hijos estén rechonchitos y redonditos, en un percentil de peso muy alto debido a una ingesta exagerada de leche artificial (con sus proteínas y sus grasas), cuando probablemente no sea lo mejor para el bebé.

El procesamiento de las leches artificiales es el justo para que no resulte letal a los bebés humanos, y ya resulta suficientemente caro ese procesamiento. Si tuvieran que seguir procesando el producto y quitarle más proteína y más grasa, socioeconómicamente sería inviable, un producto demasiado caro para venderlo a grandes masas.

Hay mujeres que piden expresamente una pastillita que les inhibe el eje hipotálamo-hipofisario y se inhibe completamente tanto la producción de leche por parte de la prolactina, como la eyección de la misma por parte de la oxitocina. Y hacen esto, generalmente, por comodidad.

Lo más seguro es que no sean conscientes de lo que biológicamente significa lo que están haciendo, y es una verdadera aberración, porque, insisto, como animales mamíferos que somos, estamos diseñados para recibir la leche materna como primer alimento.

Os voy a decir más, la leche materna cambia de composición a lo largo del día. Al atardecer se hace más rica en el aminoácido triptófano, que induce el sueño. De ahí que veáis en la farmacia leches de día y leches de noche, éstas últimas llevan triptófano añadido. Y para que lo flipéis del todo, la leche materna cambia de composición incluso durante la toma, porque es que además es muy lógico. Lo primero que sale es una solución fundamentalmente acuosa con glucosa diluída. Esto es para calmar la sed al bebé y que tome energía suficiente (en forma de glucosa) para seguir mamando y para que consiga extraer la parte más densa de la leche más rica en proteínas y grasas.
Como veis, estamos perfectamente diseñados y adaptados al proceso de amamantar. Y esto no es una charla ni social, ni feminista, ni antifeminista, es una exposición de hechos biológicos, de fisiología humana, de cómo este proceso, como muchos otros en nuestro cuerpo, está perfectamente regulado a nivel hormonal y fisiológico.
Así que chicas, que no os cuenten cuentos, cuando os toque, no dudéis en amamantar, funciona de maravilla.

Me parece que igual que enseñamos el funcionamiento de otros órganos, el de la glándula mamaria se debe enseñar exactamente igual. Y me da pena que se me quedara en el tintero una cosa que siempre he pensado yo, y es que las mujeres que dicen "no tener leche" o no tener "buena leche" es equiparable médica y fisiológicamente a decir que no tienen secreciones hepáticas, o que el riñón no les funciona bien, o que su insulina no es buena.

Todo esto puede pasar, claro, pero son casos patológicos y hay que tratarlos. No es normal que una mamá "no tenga leche" y que se lo crea así por las buenas sin un diagnóstico de hipogalactia. La glándula mamaria te debe funcionar como te funcionan el resto de órganos. Esto sí que me hubiera gustado decirlo.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu opinión