lunes, 27 de septiembre de 2010

NUEVOS TIEMPOS


Estoy convencida de que nacemos dos veces. La primera, hacia los brazos de nuestras madres. La segunda, hacia los brazos de nuestros hijos. Nadie nos dice que nuestra vida nunca más será la misma y tampoco es posible adivinar cuán grande puede ser el amor, ni el inmenso poder que tiene el instinto... Cuando somos madres, comenzamos a nacer... (C. Pariente)
Así con esta frase empieza el  blog de Papá Conejo -Mamá Piojo..me encanta, así me siento, renacida. Desde que nacieron mis hijos, soy otra mujer, una nueva mujer, que vé la vida y el mundo, a través de otros ojos.
Hace casi tres añitos que Noah me convirtió en madre, que me convirtió en mi, en la mujer que soy ahora...
y me parece una lucha perdida tener hijos y pretender que tu vida siga igual, pretender encajarlos en tu vida anterior y seguir durmiendo las noches, trabajando todo el día fuera y dentro de casa, retozando las mañanas, saliendo a cenar o al cine, manteniendo una conversación sin interrupciones...los hijos vienen y echan tus tiempos patas arriba para darles juntos un nuevo sentido a cada minuto.
Y la verdad, no añoro nada de eso que fue y un día volverá, Ahora que soy madre, aprendí lo que es el amor incondicional, el estar siempre disponible, el redescubrir el mundo cada día con ellos, el poder de una sonrisa y también de las lágrimas. 
Desde que Noah nació se apagó el despertador en casa, he vivido la noche y el día, a un ritmo nuevo, diferente, sin rutinas, cada día levantándonos como domingo, durmiendo todos juntos y despertándonos también.
Este año, empezó el cole y hemos recuperado el viejo despertador, madrugamos y nos vamos a la camita temprano, los 4, porque ahora somos cuatro. Nos levantamos tempranito, pero sin prisas, no quiero prisas.

Necesitamos tiempo para despertar, abrazarnos todos en la camita un rato, desayunar y bajar cantando al colegio. Noah se asombra que cada día, tantos niños acudan a la cita, para él es una sorpresa encontrarse con ellos en el camino cada mañana y el cole, un lugar para divertirse y aprender.
Me parece tan injusto traer hijos para someterlos desde que nacen a nuestro sentido del tiempo, lo nuestro es lo importante, nuestro tiempo, nuestras citas, nuestras conversaciones de adultos, nuestro reloj, nuestras prisas, nuestro estrés, nuestros juicios...los niños son personas, pequeñitas, pero personas y su tiempo es tan válido como el nuestro, sus juegos, sus preocupaciones, sus miedos...solo hay que fijarse en su mirada y lo entendemos...
Hay un arítículo en el blog de Cuatro en la Cama, que enlaza este video de Francesco Tonucci sobre El Sentido del Tiempo en los Niños.
Larga pero muy enriquecedora, vale la pena verla enterita... en el minuto 10 comienza a ponerse interesante..Así lo resumen en el blog...
- Aprox del min 10 al 20 habla sobre esto del valor del tiempo para los niños, nos recuerda que son EXPLORADORES de su medio, que lo importante para ellos es el camino y no el destino (todo lo contrario a los adultos -somos raros los adultos-).

- Del min 20 al 30: lo que yo llamo el "discontinuum". Interesantísima disertación sobre lo que sucede hoy en día con los niños, pretendemos que pasen en automático de la total dependencia a la total independencia. Todos los adultos estamos sobre ellos todo el tiempo dirigiendo y controlando, y de pronto, al joven se le exige tomar decisiones para las que nunca practicó. Y de cómo pretendemos meterlos en una burbuja aséptica donde no es posible ni siquiera que se raspen una rodilla, pero luego de pronto les damos una moto o las llaves de la casa.

- Minuto 31: cómo pasan el tiempo dentro de casa, el problema no es lo que les ofrece la pantalla (tv, videojuego, internet), sino de lo que les priva: de tiempo libre, de correr, de salir, de inventar. Sobre los adultos "aprovechados" del tiempo de los niños, que hemos descubierto la importancia del tiempo infantil y hemos decidido apropiarnos de él atiborrándolos de clases.

- El minuto 38 me encantó, me pareció muy Jean Liedloff - style. Del por qué de los accidentes en el hogar (que tienen los índices más altos de frecuencia como causa de morbilidad infantil). El aburrimiento es bueno dice, pero afuera, porque impulsa al niño a crear... Pero dentro de una casa aséptica y "segura" el aburrimiento de un niño es lo más peligroso, porque un niño no se permite estar aburrido, le es insoportable.

- En el minuto 40 cierra con broche de oro, las tres inversiones que ha que hacer en la infancia: La lactancia materna por lo menos el primer año de vida (un año de madre para cada niño), el juego, y la escuela infantil. Y al final una sorpresa...

No se lo pierdan.




Otro enlace de interés: El proyecto "La ciudad de los niños"