sábado, 11 de diciembre de 2010

Caro doula...apoyando la maternidad

Apoyar, acompañar, sostener y ayudar a las mujeres en el posparto es una tarea que cubre una realidad olvidada, una necesidad social que ahora mismo no está cubierta.

Tener prevista una ayuda para esos momentos puede cambiar la vivencia de los primeros días con nuestro bebé.
La gran mayoría de las mujeres y parejas que acompaño y que esperan segundo o tercer hijo, coinciden en que el primer posparto fue duro por no tener apoyo, por sentirse solos, con muchas dudas e inseguridades, agobiados y desamparados, especialmente la nueva mamá.

El trabajo de acompañarte en el posparto supone que cada día tendrás a la doula contigo por dos o tres horas durante los primeros días o el tiempo que necesites... Cuidándote a ti con remedios naturales, apoyándote para que te sientas segura atendiendo a tu bebé, ayudándote con la lactancia, aliviando la subida de la leche, conteniendo el desborde de emociones y estando a tu lado con lo que necesites, sin juzgarte y respetando la individualidad de cada familia.

La ayuda beneficia a todos. La mamá se siente arropada y va ganando confianza en ella y en su capacidad. Evitando que el cansancio, las emociones y el agobio de los primeros momentos se transformen en sentimientos negativos o en una depresión.

El padre se siente más tranquilo y la doula le puede ayudar a comprender las necesidades de la mujer puérpera y del recién nacido y, si lo necesita, a saber cómo ser un apoyo eficaz cuando ella ya no esté.

El tipo de apoyo que cada familia desea se acordará preferiblemente antes del parto, aunque a veces, las parejas ven la necesidad de una doula una vez que ha nacido el bebé.
En función de lo que acordemos, se determinará el coste del servicio, pero pretendo que sea asequible y confío en que podamos siempre llegar a un acuerdo, no siendo este un motivo para quedarse sin apoyo si me necesitan.

Como doula también acompaño a la mujer en el parto, tanto en casa como en el hospital. Estando disponible desde que sientas que se acerca el momento, cuidando el ambiente y que se respeten sus deseos. Con una presencia discreta y serena.

Ya hace más de un año que inicié un proyecto nacido del corazón, los Talleres para embarazadas y parejas,  un punto de encuentro y de apoyo a la maternidad y la paternidad.

Tratamos en varias sesiones de 2 horas temas relacionados con El embarazo, El Parto, La lactancia, El posparto  y la Crianza. También hacemos relajación en pareja y una tabla de ejercicios sencilla para que puedan hacerla en casa.
Derribando mitos y miedos y trabajando la confianza y la seguridad en la capacidad que tenemos para gestar, parir y criar, guiándonos por nuestro instinto y el amor.

Más de 50 parejas han participado ya en los talleres y por último la Concejalía de Igualdad del Ayuntamiento de Las Palmas los ha incluido entre sus actividades.

Estos talleres se imparten normalmente en grupos reducidos aunque también los trabajo con parejas a nivel individual, como parte de un acompañamiento en el embarazo, tratando de ayudar a la mujer a conectar con su cuerpo, a vencer el miedo al parto y a una preparación en general para afrontar esta nueva fase con confianza y alegría.


La esencia de una doula no depende tanto de lo que sabe o lo que hace, sino en lo que es y cómo lo hace. 
La experiencia, el respeto, la empatía, la paciencia, la confianza, la serenidad, la sensibilidad... son valores imprescindibles en una doula, pero es muy importante que la mujer se sienta cómoda y que la doula le inspire confianza para compartir este  momento.

Para ofrecer un servicio profesional, he buscado formación en distintos aspectos relacionados con la fisiología del parto, atención en el posparto, en lactancia, en psicología y situación emocional en las distintas etapas de la maternidad, crianza natural y el recién nacido y sus necesidades,  de la mano de la formación de doula de Mares Doules de Barcelona y de grandes profesionales tanto nacionales como internacionales, entre los que deseo destacar a Michel Odent y Liliana Lammers, Rosa María Jové y Carlos González.

 
 

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu opinión