jueves, 30 de diciembre de 2010

Gracias 2010

Este año que despedimos en unas horas y para siempre, ha sido un año maravilloso y muy especial para mi y mi familia.

Un año que dejo atrás con lágrimas en los ojos y sonrisas en el corazón por todo lo que ha traído, todo lo que nos ha enseñado y que quedará para siempre en nuestro recuerdo. 

El 2010 nos trajo a Zoe...pero ocurrieron muchas otras cosas...

Noah dejó su tetita, después de dos años y tres meses. Cumplió tres, se hizo niño y se despidió del bebé que ya no es. Cambió la cuna por la cama y a seguir durmiendo todos juntos, colechando y abrazándonos cada noche y cada mañana. Aprendió a saltar, a hablar sin parar, a dormir tooooda la noche. Dejó atrás el pañal. Se convirtió en hermano, en un hermano increíble. Empezó el cole,aprendió nuevas canciones, hizo nuevos amigos y nosotros también. 
Está disfrutando de la primera Navidad consciente, cantando villancicos, montando árbol en casa y con una inocencia mágica en su mirada, limpia y llena de vida.

Un año en que el sueño de Sergio se hizo real, empezando y acabando primero de Enfermería y demostrando a todos y a él, que es capaz de todo lo que se propone. Que lucha por un futuro mejor, para él y para su familia y que somos lo que más le importa. 
En este año, se hizo padre por segunda vez y acompañó el nacimiento de su hija en un parto precioso que nos regaló la vida, demostrándome la fuerza con la que cree en mí, sin dudar y diciendo sí a recibirla en casa.

Un año que empecé con una semillita creciendo en mi vientre y en el que disfruté de mi segundo embarazo, feliz, sano y creativo. Un año de idas y venidas a Barcelona, recuperando tiempo para mi, a la vez que viajaba hacia dentro, conectando con una esencia escondida en mi interior y recibiendo a una nueva mujer, madre y doula. Encontrando un camino, el mío...

Un año que me reconcilió con mi cuerpo, cerrando la herida de mi primer parto y que me hizo grande y fuerte, pariendo a mi hija sana y preciosa, en mi casa. Este año plantamos un nuevo árbol en nuestro jardín porque nació Zoe y me convirtió en madre por segunda vez, madre de dos, cuatro en la cama y vuelvo a amamantar antes de cambiar de año.

Un año de emprender el proyecto de los Talleres de Maternidad y ver cómo crece, acompañando a varios grupos de parejas, mientras crecía también mi vientre y ya, con mi hijita en brazos, acabo de terminar el último taller del año.

De sentir que acaba una etapa laboral y que me entrego a la crianza y a mis talleres.

Un año más en el que me siento agradecida a mi familia, padres y abuela por estar siempre y de manera incondicional, por apoyarnos, por arroparnos, por ayudar, por ser estupendos y los mejores....porque somos una familia pequeña, pero muy unida.

Un año en que nos apretamos el cinturón pero sin queja, ni fastidio, porque tenemos lo más importante, nos tenemos.
Estamos sanos y felices, y unidos, y luchamos juntos, nos apoyamos, nos queremos y lo estamos haciendo muy bien...
Elegimos nuestro destino, caminamos hacia nuestros deseos, estamos en esto porque queremos y creemos en lo que hacemos... estudiando y criando a nuestros hijos con apego y  presencia, delegando todo menos lo que consideramos más importante...nuestra familia.




Me atrevo a pedir deseos para el nuevo año que llega,fresco, con olor a nuevo, lleno de aventuras y sorpresas por vivir.

Pedir que todos sigamos sanos y fuertes, que sea el año de ver gatear a Zoe y levantarse y dar pasitos de la mano de su hermano, escuchar a qué suena su vocecita y oírlos reír a carcajadas, de hacer tartas con forma de 1 y de 4, de ver cómo Noah sigue creciendo y enseñándonos a ser mejores cada día, de ver a Sergio con la bata haciendo prácticas y empezar el último año de enfermería, que le vaya genial y disfrute del trabajo bien hecho. Que sea el año de los talleres y muchas mujeres que me quieran a su lado. Que disfrutemos de los amigos, de risas, canciones y cañas, y de los hijos de los amigos, viéndolos crecer y jugando con ellos como niños. Que busquemos momentos para nosotros, solos y acompañados. Que sigamos unidos o nos unamos más, que superemos los problemas que lleguen luchando juntos y sin perder la sonrisa y que el año acabe con el mismo buen sabor de boca con que despedimos este.

A falta de poquitas horas para despedir el año, solo me viene una palabra cuando cierro los ojos...



2 comentarios :

  1. Pero qué linda visión tienes siempre amiga mía. Te quiero ver publicar tus relatos algún día. Te queremos. ¡Feliz año!(de nuevo)

    ResponderEliminar
  2. Gracias de corazón...también tú me lees con buenos ojos, jjajaja Abrazos

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu opinión