martes, 8 de febrero de 2011

¿(Por) Qué leer si estás embarazada?

Por Ileana Medina Hernández




"Siguiendo el hilo de la bloguera amiga Ahora la madre soy yo, sobre aquellas cosas que nos hubieran gustado saber antes de parir, podemos hacer una lista de aquellas lecturas imprescindibles que nos han ayudado a confirmar que nuestros instintos maternales -tan distintos de lo que la sociedad "dice" que hay que hacer con los niños- son parte de la ley de la naturaleza para conservar la especie, y su satisfacción es fundamental para criar niños sanos y felices.

Seguro que las mujeres de la pintura de arriba no necesitan leer ningún libro para reencontrarse con su femineidad y sus deseos maternantes (según Casilda Rodrigáñez, lo apropiado es decir "deseo maternal", no instinto maternal).

Pero las madres occidentales nos encontramos con entornos enormemente hostiles a la maternidad, a la crianza en brazos o a la lactancia materna prolongada (o sea, a la lactancia no interrumpida precocísimamente por el uso de biberones), que ponen en duda y en entredicho aquellos pocos deseos profundos con los que aún podamos estar en contacto.

Además, las mujeres "modernas" hemos construido nuestra identidad en la vida social externa o laboral, lo cual ha traído como "daño colateral" que nos hayamos alejado progresivamente de las pulsiones de nuestro cuerpo, y esto (notable por ejemplo en los dolores menstruales o en los crecientes problemas de fertilidad) toma su consecuencia más grave cuando devenimos madres, y nuestra desconexión no solo nos afecta a nosotras, si no, lo que es peor, a nuestros bebés, cuyas expectativas al nacer -simplemente leche y cuerpo maternos- siguen siendo las mismas que se fraguaron en las selvas africanas hace millones de años.

Leo con pasmo cada día articulos de importantes revistas científicas o investigaciones de ilustres universidades y hospitales que prentenden demostrar que los niños "necesitan contacto físico y atención", o que "las madres mecen a sus hijos, les cantan, y esto fomenta enormemente su desarrollo neurológico". ¡¡¡Que haya que dedicar recursos y esfuerzos científicos a demostrar estas obviedades!!! Que encima haya que mendigar o luchar con uñas y dientes por nuestro derecho a estar con nuestros bebés, como si fuera una conquista que tuviéramos que merecer en el siglo XXII. Como dice insuperablemente mi amiga Caro"así de ignorantes y de idiotas nos hemos vuelto, en apenas 100 años". 


Por eso, nos vemos impelidas a buscar lecturas que nos refuercen que nuestros instintos, nuestro deseo de estar en contacto permanente con nuestros bebés, nuestra soledad y angustia cuando nos los arrebatan en el hospital, nuestra tristeza cuando tenemos que incorporarnos al trabajo tras las míseras 16 semanas de baja remunerada, nuestras ganas de consolarlos cada vez que lloran, no sólo son normales y sanos, sino que son el resultado de millones de años de evolución en que las madres hemos sido diseñadas por la evolución para acudir a atender a nuestras crías cada vez que ellas lo necesiten, porque si no, sencillamente la especie desaparece.
En 100 años las madres podemos habernos vuelto trabajadoras, competitivas, intelectuales, ambiciosas... podemos habernos alejado más o menos de nuestros deseos maternantes... pero los bebés siguen siendo los mismos, sus necesidades fisiólogicas y emocionales no han cambiado, y resulta que la neurología y las distintas ramas de la ciencia lo demuestran todos los días: los bebés necesitan el contacto con el cuerpo de sus progenitores, la leche materna y la atención constante a sus necesidades, para su correcto desarrollo neurológico, su desarrollo inmunitario, su maduración emocional e incluso su crecimiento físico.
Las mujeres embarazadas creemos que todo va a salir espontáneamente como debería ser, y luego nos encontramos con que tuvimos la "mala suerte" de una cesárea, o de que "no tenemos leche", pero en la mayoría de los casos no es cuestión de "suerte".

Es cuestión de que nuestro entorno -sobre todo el entorno hospitalario que tan malas prácticas sigue llevando a cabo- y nosotras mismas luchemos por hacer las cosas bien. Para ello, desgraciadamente, tenemos que estar, como mínimo, informadas.
Lecturas recomendadas desde Tenemos Tetas para todas las mujeres y hombres que están esperando un hijo:

  • Fernández del Castillo, Isabel: LA REVOLUCIÓN DEL NACIMIENTO, Belacqua, 2008.


  • González, Carlos: BESAME MUCHO: COMO CRIAR A TUS HIJOS CON AMOR, Editorial Temas de Hoy, 2003.


  • González, Carlos: UN REGALO PARA TODA LA VIDA: GUIA DE LA LACTANCIA MATERNA, Editorial Temas de Hoy, 2006.


  • González, Carlos: MI NIÑO NO ME COME, Editorial Temas de Hoy, 2006.


  • Gutman, Laura: PUERPERIOS Y OTRAS EXPLORACIONES DEL ALMA FEMENINA, RBA LIBROS, SA, 2006.


  • Gutman, Laura: LA MATERNIDAD Y EL ENCUENTRO CON LA PROPIA SOMBRA, RBA LIBROS, SA, 2007.


  • Gutman, Laura: CRIANZA: VIOLENCIAS INVISIBLES Y ADICCIONES, RBA LIBROS, SA, 2007.


  • Gutman, Laura: LA REVOLUCION DE LAS MADRES: EL DESAFIO DE NUTRIR A NUESTROS HIJOS. RBA LIBROS, S.A., 2009.


  • Henci, Goer: GUÍA DE LA MUJER CONSCIENTE PARA UN PARTO MEJOR, Editorial Ob Stare, 2008.


  • Jové, Rosa: DORMIR SIN LAGRIMAS: DEJARLE LLORAR NO ES LA SOLUCION: TODO LO QUE HAY QUE SABER PARA RESOLVER LOS PROBLEMAS DEL SUEÑO INFANTIL. Editorial La Esfera de los Libros, 2006.


  • Jové, Rosa: LA CRIANZA FELIZ, Editorial La Esfera de los Libros, 2009.


  • La Liga de la Leche Internacional: EL ARTE FEMENINO DE AMAMANTAR, Pax Mexico, 2001.


  • Liedloff, Jean: EL CONCEPTO DE CONTINUUM, Editorial Obstare, 3era edición, 2008.


  • Miller, Alice: EL DRAMA DEL NIÑO DOTADO Y LA BÚSQUEDA DEL VERDADERO YO, Tusquets Editores, 1998.


  • Odent, Michael: EL BEBÉ ES UN MAMÍFERO, Editorial Obstare, 2da. edición revisada y ampliada, 2008.


  • Odent, Michel: LA CIENTIFICACIÓN DEL AMOR, Fundación Creavida.


  • Pinkola Estés, Clarissa: MUJERES QUE CORREN CON LOS LOBOS, Zeta Bolsillo, 2009.


  • Rodrígañez, Casilda: LA REPRESIÓN DEL DESEO MATERNO Y LA GENÉSIS DE LA SUMISIÓN INCONSCIENTE, Ediciones Crimentales, 2008.
Advertencia: Estos son libros que crean adicción. Cuando empiezas a tirar del hilo, te das cuenta de hasta qué punto el mundo está al revés, y de cuánta verdad hay encerrada en cada una de estas páginas, y no puedes parar de seguir investigando... sobre todo dentro de ti."
Si queres leerlo en su fuente original pincha aquí.  

1 comentario :

  1. ¡Qué razón tienen al decir que estas lecturas crean adicción!

    Yo comencé con "Un regalo para toda la vida", continué con todos los de Laura Gutman, seguí con todos los de Carlos González, seguí y seguí... y buscando, buscando, y leyendo, leyendo... di con el de Yolanda González Vara ("Amar sin miedo a malcriar"), que creo que habría que incluir a la lista anterior.

    ¡Qué bueno (y necesario) es informarse!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu opinión