sábado, 19 de marzo de 2011

Parto de Anahí

Esta semana parió Anahí...

Su parto es la luz de la esperanza para muchas, muchísimas mujeres...es una batalla ganada, es una lección de vida para todos.

Después de tres cesáreas y de un largo camino recorrido como mujer en busca de su esencia femenina, de conexión con su ser y su cuerpo de mujer, le llegó del cielo un cuarto embarazo, un bebé que venía a sanar sus heridas y su alma, un bebé al que ella daría la oportunidad de nacer cómo y cuándo él decidiera.

Con toda la información y el apoyo para confiar en su cuerpo, para dudar si realmente habían sido necesarias las cesáreas anteriores, para pensar y desear parir vaginalmente a su hijo, Anahí decide intentar un parto vaginal en la intimidad de su casa...allí donde es más probable que cualquier mujer, cualquier mamífera, pueda sentirse lo suficientemente segura y tranquila para que un parto fisiológico empiece y termine bien.

Supongo que todos podemos imaginar que para muchos, la mayoría, esto era un total disparate con poquísimas o ninguna probabilidad de éxito.
Pero Anahí supo buscar un equipo con el que sentirse tranquila, un equipo en el que confiar y que confiara en ella para acompañarla en ese día...su compañero, que confío, que apostó, acompañó, animó y entendió la importancia que esto tenía para ella, unas matronas sabias y valientes, las hermanas Imma y Mireia Marcos que acompañaron a Anahí sin prisa, sin tiempos, sin miedo y qué suerte también para ellas haber vivido y acompañado esta experiencia y una doula, una doula linda y dulce, Cristina Méndez...me imagino su carita, alucinada y emocionada, qué suerte para ambas haber compartido este momento!

Pues este círculo, todos a una, apostaron por Anahí y por Blai y supieron esperar, respetando su ritmo, el tiempo que necesitaron, sin perder la sonrisa, sin miedo, sin prisa, sin presiones...

Si nos guiaramos por los protocolos de la inmensa mayoría de hospitales españoles, este parto también hubiera sido una cesárea...no por una, sino por un sinfín de razones:

En primer lugar, por tener una, dos, tres! cesareas anteriores.

Porque Anahí rompió bolsa 75 horas antes de que naciera Blai.

Más de dos días de contracciones suaves, no efectivas.

Y después de 10 horas y media de trabajo de parto, 4 horas de expulsivo!

Pues así decidió nacer Blai y así le dejaron...nació vaginalmente, en su casa, rodeado de amor y respeto.

Un bebé sano y fuerte que trae luz a su madre, quien tocó el cielo con sus manos y a muchas otras mujeres. Que servirá de ejemplo y de inspiración y que nos debe hacer reflexionar para que todas las mujeres creamos en nosotras, en nuestra capacidad, en nuestra sabiduría, en no dejarnos hacer si no es necesario, en la importancia de estar informadas, bien acompañadas, a sentirnos con el derecho y el deber de recuperar el momento sagrado del parto y el nacimiento de cada nueva vida, que espera de nosotras, precisamente eso, que lo recibamos con amor y respeto.


Mi corazón late fuerte con el tuyo Anahí, Felicidades!

Les enlazo otra entrada interesantes sobre Anahí y su Parto Vaginal Domiciliario Después de Tres Cesáreas...Intervenciones de Jesusa Ricoy-Olariaga.

Ilustración de Cristina Méndez 

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu opinión