martes, 15 de marzo de 2011

Te coge la teta de chupa...

Zoe ya tiene casi 8 meses, sigue tomando pecho en exclusiva, al contrario que Noah que se tiraba a chupar fruta y abría la boca para probar tooodo lo que le ofrecíamos desde los seis meses.
Zoe aún no está preparada para comer, no le gusta, pone caras raras cuando prueba algo, escupe, gira la cara y claro, ahora empiezan los comentarios (que a mi, no me afectan, hago lo que hago sabiendo que lo estoy haciendo bien y convencida de ello)

"Esa niña está todo el día pegada, te coge la teta de chupa, deberías darle ya de comer, bla,bla, bla...."
La confianza absoluta que tengo en ella, en su desarrollo, su sabiduría, su instinto que le indican que aún no está preparada y mi disponibilidad  y disfrute para ofrecer teta cada vez que ella la necesita, hacen que no me agobie, que tenga leche suficiente para su creciente demanda, que se calme cuando llora, cuando algo le duele, que duerma toooda la noche pegadita a mi y a su tetita y a mi, seguir disfrutando de ella, de su cara, de sus manitas rodeando mi pecho, de su mirada, de su respiración...


El chupete

Publicado el 25 enero 2010 por Tenemostetas
Por Ileana Medina Hernández

El chupete



El chupete, chupa, tete o teto (entre otros nombres) forma, junto con el biberón y la leche de vaca, la gran trilogía de sustitución del pecho materno.

Nos hemos acostumbrado de tal forma a que es inevitable que los bebés chupen este pequeño trozo de plástico, que se ha convertido en signo para representar a los bebés en muchas ilustraciones, dibujos y símbolos comerciales.

A simple vista, la función del chupete es la de satisfacer la necesidad del bebé de succionar casi permanentemente, lo que en la jerga médica se ha llamado despreciativamente "succión no nutritiva", haciendo referencia al hecho de que a través de dicha succión no se ingieren alimentos.

Podríamos preguntarnos por qué razón los bebés humanos, necesitan succionar entonces aunque no tengan hambre, y qué función biológica y antropológica tiene esa "succión no nutritiva". La investigación científica sobre la "succión no nutritiva" es muy escasa, tal como comenta el pediatra José L. Díaz Roselló, en este fragmento que reproduce aquí Violeta Alcocer.

Cada vez que oigo a una madre decir: "es que me coge la teta de chupete" me pregunto: ¿pero qué fue primero la teta o el chupete? Evidentemente los bebés humanos (y todos los mamíferos) nacen con la necesidad biológica de succionar... el pecho de su madre.

El chupete entorpece el establecimiento de la lactancia, ya que la succión del bebé es la que estimula la producción de leche materna. No se puede separar la succión "nutritiva" de la "no nutritiva" en un bebé amamantado, ya que es un continuum donde una es necesaria para lograr la otra, y ambas forman parte de la relación estrecha que el bebé necesita con su madre en los primeros meses -y años- de vida.

No hace falta demasiada investigación científica para darnos cuenta de que la mal llamada "succión no nutritiva" no es un "vicio", y tiene una importancia fundamental para calmar al bebé, para estimular los músculos de la cara, para mantener el contacto cuerpo a cuerpo con la madre, para desarrollar sus sentidos en contacto con el pecho de la madre, para satisfacer la libido primaria del bebé cuyo objeto es el cuerpo materno y que no tiene nada que ver con un "deseo coital" edípico ni con ningún absurdo tabú sexual. Los bebés nacen con el deseo y la necesidad de chupar el pecho de su madre, y pronto chocan con la frustración de verse todo el día atados a un pedazo de plástico.

Los recién nacidos concentran toda su actividad sensorial en la boca. Durante la etapa que los psicoanalistas llaman "fase oral", los bebés tienen el sentido del tacto en la boca, y su desarrollo sensorial -y hasta hace muy poco también su supervivencia- depende de lo que puedan captar a través de ella.

Al succionar el pecho materno, los bebés se exponen a una serie de olores, texturas y sabores que son vivos y cambiantes, cálidos y humanos. Sustituir esa experiencia por el chupeteo constante de un frío trozo de plástico, empobrece y aniquila las experiencias sensoriales de los bebés. Encima, muchos padres le prohiben al bebé llevarse otro tipo de cosas a la boca (incluso sus propias manos o pies) y sustituyen todos los objetos que el bebé quiere "conocer" siempre por el mismo chupete, con lo que terminan por perturbar ese proceso tan importante de aprendizaje.

Luego, los dentistas recomiendan que el chupete se retire antes de los dos años, porque está comprobado que malforma la dentición y el paladar de los bebés. Sin embargo, la mayoría de las madres y padres sabemos que a esa edad los bebés aún necesitan succionar. La succión del pecho materno puede mantenerse tantos años como el bebé la necesite sin ocasionar daños en la boca del bebé, ya que el pecho materno sí es verdaderamente "ergonómico".

El chupete, además, ha sido un artefacto imprescindible para separar a las madres de sus bebés y para normalizar el hecho de que estos puedan dormir solos en su cuna. La madre que amamanta, y cuyo bebé se duerme prendido a la teta, sabe que es muy difícil cambiar al bebé de cama después, pues en el momento de cambiarlo se despierta ligeramente, y solo con la succión continúa durmiendo (para lo que necesitaría un chupete).

El  tiempo que el bebé pasa succionando del pecho materno, esté o no ingiriendo leche (que siempre algo sale) permanece en contacto directo con el cuerpo de su madre, sintiéndose seguro, tranquilo y en éxtasis. Esta seguridad no la necesita sólo cuando come, sino casi todo el tiempo durante los primeros meses, y muchas veces al día en los primeros años de vida.

La succión del pecho materno siempre es absolutamente nutritiva, pues nutre de afecto, amor y seguridad.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu opinión