domingo, 26 de junio de 2011

CAROL Y DENCI

¿De qué me han servido los Talleres? De muchíiisimo.

Frente al miedo que sentía a parir antes de comenzar, cada vez que salía de una charla, deseaba más que llegara mi momento.
Desapareció el miedo y apareció la confianza que en mí no existía.

Siempre he sabido cómo es un embarazo, pero nunca me había parado a pensarlo detenidamente. Psicológicamente lo desconocía.
Me dí cuenta que en este ambito no estaba preparada.

Me enseñaste a ver las cosas desde otro punto de vista, del que realmente nos debe importar, según nuestros sentimientos e instinto en cada situación, dejando de lado el actuar según nos pauten otras personas  que quizás se sientan más preparadas que nosotras.

He aprendido a escuchar y aceptar consejos, pero en todo momento soy yo (y el papá por supuesto) la que decide qué es lo mejor para mi hija.

Hablando del papá, ha sido un acierto total, que pudiera compartir conmigo tu sabiduría.
Me comprende y ayuda, no te imaginas cuánto, le estoy infinitamente agradecida por meterse en mi piel y saber en todo momento como me siento.Siempre ha estado
a la altura y ahora no iba a ser menos.

Referente al puerperio, cierto es, que no es fácil.
Me he sentido cansada, alegre, triste, llorona,con miedo,fracasada e incluso LA MEJOR MADRE DEL MUNDO. Pero lo mejor de todo, poder contar con el apoyo de mi marido, que me ha dado las fuerzas que me faltaban.
Que estaba alegre, reía conmigo, si me encontraba triste, siempre trataba de sacarme una sonrisa, temor, me ayuda a encontrar la solución y si lloraba, simplemente me abrazaba.

Me siento muy afortunada de haber aprendido de ti.

Gracias Carol por todo, por tu dulzura, sabiduría y ser estupenda.
Gracias Inma por habernos conducido hacía Carol.
Y gracias Denci por ser como eres y estar a mi lado.

Sólo puedo decir que todo ha sido una experiencia maravillosa y me siento INMENSAMENTE FELIZ!!








Voy a intentar narrar como fué mi parto, sin duda, el día más feliz de mi vida.

El viernes  20 de Mayo, cumplía mis 40 semanas.Pero la madrugada del jueves, fuí al baño a orinar (una vez más como tantas en la noche).Oriné y me limpié, el papel estaba blanquito, pero como normalmente hacía antes de tirar la cadena, miré en el fondo del váter por si había "algo" y cuál fué mi sorpresa cuando ví un coágulo de sangre.

Llamé a Denci para comentarselo,sabía que estaba expulsando el tapón y que mi momento se acercaba. Aún sabiendo que era pronto, pero presa del miedo de las primerizas, decidimos ir al materno, necesitaba que un "profesional" me confirmara lo que me estaba pasando.

Cuando llegamos, me exploraron y me confirmaron lo que ya sabía, ESTABA EXPULSANDO EL TAPÓN y me mandaron de vuelta para casa, aún era pronto.

Una vez en casa, cada vez que iba al baño y me limpiaba, tenía sangrasa y empezaba a sentir mis primeras contracciones. Así pasé todo el día del jueves.Por la tarde noche, fuí a la orillita de las Canteras a caminar, como llevaba haciendo ya algunos días atrás y fué ahí donde empezaron los
dolores  un poquito más fuertes...

Llegó el viernes 20 de Mayo, y mis dolores eran insoportables, caminaba, saltaba en la pelota, me acostaba, me sentaba, respiraba...pero nada me calmaba, sólo los masajes que yo misma me daba en la espalda porque no soportaba que nadie me pusiera la mano encima. Estuve el
viernes con muuuuucho dolor y por la noche fuimos de nuevo al materno. SÓLO TENÍA 1 cm DILATADO, horror, mi cuerpo no podía más, estaba agotada, sin fuerzas... Me volvieron a enviar para casa.

Yo, anti-epidural, suplicaba que me la pusieran, pero hasta que no llegara a los 3 cm no me la podían poner.

En casa, pasé una noche horrible, tanto yo, como los que estaban a mi lado. Lloraba desconsolada, me sentía fracasada y que todo esto podía conmigo.Todo lo que había aprendido no lo podía llevar a cabo...
Las contracciones cada vez eran más intensas y con mayor frecuencia...

Sobre las 15.30 del sábado (21 de Mayo) volvía a ir al materno, necesitaba, que me quitaran ese dolor, pero aún no había pasado de 1 cm ¿qué me estaba pasando? Ahora sí que me dejaron ingresada porque
las contracciones las tenía cada 2-3 minutos  y me duraban alrededor de 40 segundos al minuto.
Subí a planta, caminaba por el pasillo, me daba duchas, pero el dolor seguía. Ya aquí perdí la noción del tiempo y de lo que me estaba pasando.
Bajé a las 4 horas de estar allí y sólo estaba de 2 cm. Volvimos a subir, más caminatas por aquél deprimente pasillo, más duchas, pedí una pelota y me la pusieron en la habitación, pero nada de nada, la cosa no avanzaba.
Pedí que me bajaran unas 4-5 veces y no pasaba de los 2 cm. Una de las veces que bajé, me llevaron a expectantes para monotorizarme y ver como estaba mi bebé, ella estaba perfecta y ante tanto dolor, era lo único que me tranquilizaba.
Cómo anécdota puedo contar que cuando me venía una contracción
(en expectantes), me masajeaba yo misma a la altura de los riñones (a veces me daba hasta piñas jeje) y una de las enfermeras que estaba allí le dijo a Denci que porqué no me daba los masajes él, y yo le respondí que ni se le ocurriera ponerme la mano encima. Estaba como poseida jajajajajjaa y la muchacha muerta de risa.
Me volvieron a subir a planta y me dijeron que bajara si manchaba como regla, si rompía bolsa o tenía contracciones muy seguidas. Dios, yo las tenía!! Fué una noche muuuy larga...Sobre las 6.30 de la mañana
(ya del 22 de Mayo)hablo aproximadamente, porque repito que perdí la noción del tiempo, fuí al baño a orinar y cuando me vino una  contracción, empuje fuerte, desesperadamente y piqué la bolsa.
Avisé a las enfermeras y me decían que no empujara, enseguida me volvieron a bajar.
La tocóloga me dijo que me subiera en el potro para observarme y según me subí, venga a salir agua. Se me estaba vaciando la bolsa, ¡¡¡¡ que cantidad de agua caliente !!!. Me dijo que ya estaba de 3-4 cm y
me envió a paritorio, POR FIN no lo creía.

Como los paritorios estaban ocupados, y el único que estaba libre (el mío, el nº1, el Gran Canaria) lo estaban limpiando, me llevaron a expectantes a monotorizarme otra vez para ver como estaba mi bebé.
Me volvió a ver la enfermera simpática y dice: Anda, si es la que no quiere al marido. jajajjajaja.
La matrona, Rocío, una bellísima persona (como todos los que me atendieron), vino y se nos presentó, me explico todo y acto seguido me llevaron al paritorio.
En lo que me preparaban, echaron fuera a Denci y la matrona me preguntó sí quería epidural, le dije que SIIIIIII, que no aguantaba más el dolor y me preguntó si en mi familia eran rápidas para parir, le dije que
sí, que mi madre lo era bastante y me "cogió miedo" porque en ese ratito que estuvimos hablando ya estaba de 6 cm. Me dijo que ya no daba tiempo a ponerme la epidural, (es más dí a luz antes de que el anestesista
llegara al paritorio). LLamaron a Denci y entró. Le dieron el papel para que leyera la epidural y firmara si estaba de acuerdo, el dijo que no iba a leer nada, que si era lo que yo quería firmaba directamente, porque
si lo leía no iba a firmar (pero nada al final ni lo firmó).
La matrona me decía que respirara despacio y profundo. Así lo hacía hasta que le dije que necesitaba empujar, mi cuerpo me pedía empujar, y me dijo que lo hiciera. Mientras tenía una contracción empujaba
 y cuando se iba, estaba tranquila, parecía como si estuviera en una consulta ginecológica, hablaba, estaba relajada, bromeaba con los que estaban allí. Me sentía taaaan tranquila, taaaan feliz. Mi niña estaba
a punto de llegar y sólo deseaba tenerla en mis brazos.
En 20 minutos, mi niña estaba sobre mi pecho, alimentándose de mí. Eran tan bonita y tan grandota. Que gran momento de sentimientos, lloraba y lloraba, no lo podía creer, ya mi niña estaba conmigo, miraba a
Denci y sólo veía felicidad en su cara, me encantó verle cortar el cordón umbilical a nuestra niña, fué un momento taaaan bonito.
Cuando me fueron a poner la niña sobre mi, me echó el meconio , me llenó de caca jejejejje. Y la matrona tan simpática dijo:- pero mira si se cagó en la madre que la parió. -jejejej que gracia me hizo...No podía dejar de besar y acariciar a mi niña, es taaan suave...
Seguidamente alumbré la placenta, me cosieron la episiotomía (que para mí fue lo peor de todo).Un punto quedó mal, me tuvieron que descoser y volver a coser de nuevo bufff. Y ya a puerperio.
Hoy, que ya tengo a mi niña conmigo intento imaginar, cómo era ese dolor, pero se me olvidó completamente.
Miro para ella y sé QUE TODO HA MERECIDO LA PENA.

1 comentario :

  1. hermoso relato! Emocionante. Y la frase "intento imaginar, cómo era ese dolor, pero se me olvidó completamente" es tan cierta!!! Te felicito
    Te sigo, besos, Andrea

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu opinión