lunes, 14 de noviembre de 2011

Relato de Rafa


Hoy hemos acabado el taller de preparación al parto, posparto, lactancia y crecimiento del bebé en casa de Carol.

Tengo la sensación, no de haber acabado algo, sino de todo lo contrario, de haber empezado algo.





Siento que estos 5 o 6 sábados han supuesto una revolución en mi vida y lo mejor de todo es que no ha sido de forma inmediata, radical, de un día para otro, sino de un modo muy pausado, como un proceso: escuchando, asimilando, reflexionando y aceptando como válidos aquellos conceptos que me iban convenciendo como positivos.

Empecé yendo al curso de un modo muy escéptico, pensando que todo esto sería poco menos que una secta de hippies-naturistas, por acompañar a mi novia, Agatha, y porque quería vivir el embarazo con ella. Pero si me dejo llegar a llevar por lo que todos me decían, no hubiese ido ni a la primera clase: "Para qué vas a ir a eso? Eso es para las mujeres, para que aprendan a respirar.."; "Yo ya he ido a esas clases y no sirven para nada, son un rollo..."  Ahora, lo que pienso de esas personas (lamentablemente la mayoría) es: ¡¡¡¡¡QUÉ PENAAAAAAAAA!!!!

QUÉ PENA que hayan perdido la oportunidad de dar con gente como Carol, que no trata de imponerte una filosofía, sino que lo que hace es dotarte de una serie de herramientas y de información, que no se escucha por ningún lado. Que, bien sea por intereses económicos o por pura falta de interés del propio sistema por reciclar a su personal, hace que demos por hecho un montón de dogmas que para nada favorecen ni a la mujer embarazada, ni al bebé, ni al proceso natural de embarazo-parto-posparto.

Gracias a toda la información y contrainformación recibida en el taller, hemos sido capaces de afrontar nuestro embarazo, parto y posparto con una confianza en nosotros mismos asombrosa. Somos primerizos, pero tengo la sensación de haber sido padres desde siempre. No nos ha supuesto, de momento, ningún trauma, ni hemos tenido ningún momento de angustia. Y no es que no haya habido momentos inquientantes (contracciones dolorosas, momentos delicados en el parto, puntos incómodos para la madre, nervios en los primeros momentos de dar el pecho, subida de la leche espectacular y dolorosa, etc...), sólo que gracias a toda esa información y conocimientos adquiridos, nos hemos sentido capacitados para afrontarlos como algo normal. De nuevo:

QUÉ PENA por toda la gente que no tiene conocimiento de que existe este tipo de talleres y que al mínimo problema se deja llevar por los consejos de personal sanitario obsoleto en sus conocimientos y que entienden el proceso del embarazo y del parto como algo patológico y no como un proceso natural, que, al fin y al cabo, es lo único que pretende enseñar Carol en sus talleres.

La ayuda dada a Agatha, tras el nacimiento de Martina, con la subida de la leche ha sido de las cosas más impactantes que he visto jamás. Los pechos se le habían hinchado de forma exagerada y le resultaba muy incómodo y doloroso. La llamamos y esa misma mañana buscó el modo de organizarse para venir a casa (era domingo) y empezar a practicarle una terapia de calor-frío y masaje durante unas 2 horas y media en las que finalmente consiguió que la leche empezase a brotar de manera espontanea, consiguiendo así aliviar a Agatha. Al día siguiente volvió para seguir con la misma terapia y esa misma tarde la mejoría era sorprendente. Como dice Agatha, cualquier otra mujer en unos momentos como esos y sin el apoyo de gente como Carol, hubiese tirado la toalla y con ello toda posibilidad de criar a su bebé con leche materna.

En fin, que si esto es ser HIPPIES-NATURISTAS y es cosas de locos querer hacer las cosas de la manera más natural posible (que no tiene que estar reñido con los avances científicos), debemos reflexionar muy profundamente sobre la deriva que lleva esta sociedad de la economía cortoplacista y la producción desmedida.

Una vez más, un millón de gracias a Carol por toda la ayuda durante el embarazo y después del nacimiento de Martina.


Besos inmensamente felices de Agatha, Rafa, y Martina (cuando suelte la teta!! ;))

                                     
                                                                             Agatha, Carol, Rafa y Martina
 

 Fotos del Trabajo como Doula en el Posparto de Agatha



 

10 comentarios :

  1. Vaya Rafa...qué rico, qué emoción! Con lágrimas en los ojos y una sonrisa en el corazón te digo que es un privilegio para mi tener la oportunidad de acompañarles en este proceso, que estoy super agradecida por tus palabras, por verbalizarlo y escribirlo...super feliz de haberles ayudado a sentirse tranquilos en todos estos momentos, que me ha encantado conocerles y que siento para siempre unida a esta parte de su historia y les tendré siempre en mi recuerdo.

    Ese cambio en ustedes, en ti, ha sido visible... Martina ha traido mucha paz, confianza y amor a este mundo y a ustedes se les lee en la cara, en los ojos, en la sonrisa y eso a mi me alimenta, de verdad!!

    Son un amor!!!

    ResponderEliminar
  2. Que bonito..
    gracias por compartir.. m emociona ver q hay hombres tan sensibles y que apoyan a sus parejas de esta manera... me hace no perder la esperanza de que mi hijo sea un hombre sensible y carinoso..

    ResponderEliminar
  3. Conozco a Agatha y a Rafa desde hace tiempo y he de decir que Martina es una niña afortunada ;)
    El relato es precioso y las fotos reflejo de un trabajo cariñoso q ya la súper mami me había contado cuando charlamos por teléfono... Que bonito!!!

    Yo tuve un parto natural, sin epidural y con toooooodo lo q ello conlleva pero en un hospital y he de lanzar una flecha a favor del personal sanitario que, POR SUERTE, no todos son iguales! En todo momento me animaron a llevar con fuerza el duro trabajo del parto, porque eso sí q es trabajar ^_^...
    Me gusta contar mi experiencia porque me da penita como a veces se generaliza (y no lo digo por tí Rafa ;)), q parece q los médicos enfermeras y demás personal sanitario sean como un peluquero con tijeras, q si no cortan no se sienten realizados :S.
    Conozco el mundo médico de cerca, muy de cerca y sé que hay de todo, es por eso q me da pena q no se oigan las buenas experiencias :(

    Felicito a estos papis babeantes, a esa criatura que es una bendición y a Carol por estar en uno de los momentos mas importantes para una mami (y papi)

    ... VIVA

    ResponderEliminar
  4. Pos sí. Toda una suerte compartir esos ratitos con Carol, y tener su ayuda en el post parto.

    A disfrutar mucho juntos, familia

    ResponderEliminar
  5. Hola Agatha, Rafa y Martina:
    Soy Nydia desde el lejano oriente. Aquí en Tailandia la lactancia es muy importante, y en todos los hospitales hay unidades especiales de lactancia. Desde el primer momento había una señora con nosotros que nos ayudaba si la necesitábamos, además podía ir a verla siempre que quisiera, de hecho fuimos a verla varias veces el primer mes. Es impresionante el cariño con el que te tratan y la paciencia que tienen. Aprendimos muchas cosas con ella. Lamento decir que esto no coincide con lo que me cuenta mi familia y mis amigos de lo que sucede por esos lares. El 90 por ciento de la veces son historias para no dormir. Para mi dar el pecho ha sido una de las experiencias más increíbles de mi vida, creo que siempre lo echaré de menos...menos mal que dentro de poco vamos a por el segundo;-)). Muchas felicidades a los tres y muchos mimos a la mamá. Un beso

    ResponderEliminar
  6. Muy emocionada me siento después de leer este hermoso relato de Rafa y Agatha.
    Gracias a los dos, gracias Carol.
    Sonia la compañera de grupo.

    ResponderEliminar
  7. Buenas noches, somos Oliver y Begoña, muchas felicidades por la nena, se les ve muy contentos y felices,enhorabuenaaaaa, y Rafa precioso relato y reflexion, has sintetizado lo que pensamos muchos, muy bien.
    Gracias Carol por toda la informacion y consejos que nos ofreces.
    besos

    ResponderEliminar
  8. Muuuuuuuuuuuy bonito!!Gracias Caro. Yo, te lo estaré agradeciendo toda la vida. Lo he dicho mill veces y lo repetiré muchas más. Por donde pasas "florece la vida".

    ResponderEliminar
  9. ¡¡¡¡¡¡¡¡Qué emoción!!!!!!!! Pero qué emoción...
    Rafa es un primo mío al que apenas veo. Tenemos una familia extendida muy amplia. Verlo aquí como ejemplo de papá me ha conmovido y alegrado muchísimo.
    Gracias, Rafa, gracias, Carol.

    ResponderEliminar
  10. Rafa,

    ¡Que sorpresa tan grande! Me alegro un montón de que hayas dado con Carol y de que les haya sido de tanta ayuda. Ojalá cada vez sean más los que se acerquen a este tipo de maternidad/paternidad. Al final es algo que, como se refleja en tu cara, nos llena de felicidad.

    Va a resultar que es verdad eso que dicen de que los bebés eligen su nombre antes de nacer... Porque mi niña también se llama Martina y es quien me hizo recuperar "mi confianza" en todo lo que respecta a la crianza....

    Un abrazo fuerte de tu prima.

    SARA.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu opinión