lunes, 12 de diciembre de 2011

Cómo está adaptado para ser llevado el cuerpo de tu bebé


Algunos mamíferos dejan a sus hijos en lugares escondidos. Otros mamíferos pequeños desarrollados físicamente lo suficiente como para seguir a sus madres por sí mismos inmediatamente después del nacimiento. Cuac cuac. Nuestros bebés no encajan a ninguna de estas teorías. Los bebés humanos nacen muy lejos de saber andar y no están destinados a quedarse en el nido. Los bebés humanos evolucionaron esperando cercanía, su supervivencia depende de ello. Afortunadamente, sus pequeños cuerpos flexionados están adaptados para ser llevados.
Mientras que la columna vertebral de un niño que camina tiene forma de S, la columna vertebral del recién nacido tiene forma de C, así sus muslos naturalmente tiran hacia arriba en la parte delantera de sus pequeños cuerpos. Cuando un recién nacido se tumba de espalda, si goza de buena salud y tiene un buen tono muscular, sus muslos se alzan hacia el pecho. En realidad, los recién nacidos lo tienen  muy difícil para aplanar su cuerpo y estirar las piernas en una superficie debajo de ellos.

Nuestros bebés adoptan naturalmente la posición de flexión de las piernas.
Haciéndolos fáciles de llevar!

Cuando coges un recién nacido sano, lo mismo sucede, sus muslos van hacia arriba hacia su pecho y él asume una posición de flexión generalizada. La forma de la columna vertebral del recién nacido nunca podría soportar estar de pie, pero por otro lado pasar la mayor partele destina tampoco. La posición de la columna vertebral en forma de C y la flexión generalizada que un recién nacido adopta al cogerlo son las consideraciones anatómicas que sugieren que los bebés estaban destinados a ser llevado en brazos.


La posición ranita que los bebés adoptan de modo natural cuando los cogemos ayudan a sus padres a llevarlos
Si nos remontamos a los orígenes de nuestros ancestros humanos, la adaptación de la flexión de piernas abiertas sobre la cadera de la mamá hizo mucho más fácil llevarlos , especialmente con la aparición del bipedismo (cuando la madre se desplazaba en posición vertical y caminaba con los dos pies) y cuando empezó a ser menos peluda de lo que solía ser (menos pelo para que el bebé se aferrara).

"Si tuvieras un poco de pelo extra Papá, quizás podría ayudarme a sostener un poco mi propio peso".
Sin nada a qué aferrarse, las madres necesitan empezar a sostener la espalda del bebé, sosteniéndoles en sus brazos. Algunos de los grandes simios llevan a sus hijos pequeños, como lo hacemos nosotras, en las caderas o en sus brazos dando soporte a la espalda. A pesar de que nuestros bebés no son capaces de agarrarse y de sostener su propio peso cogiéndose el pelo de sus madres,  todavía se agarran.  Aprietan activamente sus piernas contra el cuerpo de su madre cuando ella se gira inesperadamente o se mueve bruscamente. El bebé está en sintonía con los movimientos variados de la mamá y responde apropiadamente para mantener su posición.    Los pequeños cuerpos humanos flexionados contribuyen activamente y se adaptan a ser llevados.
Las piernas flexionadas y ligeramente abiertas, la columna vertebral en forma de C del bebé, y el reflejo de agarre son todas las adaptaciones anatómicas que sugieren que nuestros bebés están destinados a ser llevados. Así que no los deje en un nido o en un cochecito. Nuestros pequeños estaban destinados a ser llevados. Llevémoslos adelante en el camino!

Artículo de Elizabeth Antunovic traducido al español por Kangura.com.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu opinión