miércoles, 15 de febrero de 2012

El parto de Caroline Lovell



Violeta Alcocer desde Atraviesa el espejo.
En el año 1984 falleció tristemente y a los 53 años de edad, James Fuller Fixx (o Jim Fixx),  personaje mítico del mundo deportivo por considerarle responsable de la popularización del “running” en las décadas de los setenta y ochenta. De hecho, dedicó buena parte de su vida a divulgar mediante libros (el primero de ellos, “The complete book of running” fue un Best Seller), conferencias y programas de televisión los beneficios que el correr tenían para la salud física y mental. 

Y realmente, gracias a la popularización de un deporte fácil, accesible a todos y barato, la salud de miles de personas mejoró y todavía hoy la mayor parte de la profesión médica recomienda el “running” como una de las actividades más saludables que existen. 
Hoy en día, prácticamente nadie niega los beneficios que este deporte puede aportar a la salud y la vida de las personas.

Lo terriblemente irónico de la defunción del señor Fixx no es otra cosa que falleció de un infarto de miocardio mientras corría.

Como podréis imaginar, su fallecimiento en estas circunstancias abrió una fuerte polémica en torno a los supuestos beneficios del “running” y surgieron opiniones de toda índole, muchas de ellas radicalmente contrarias a la práctica del citado ejercicio.

No hizo falta mucho tiempo para que quedara demostrado que correr no es mucho peor para el corazón que cualquier otra actividad física y que si Jim Fixx se hubiera sometido a un sencillo reconocimiento en esos días, hubiera detectado su afección cardiaca antes de que le costara la vida.  De hecho, la autopsia reveló que sus arterias coronarias estaban casi bloqueadas por el colesterol y que sufría de una cardiopatía hereditaria, condiciones éstas que no sólo no tienen nada que ver con el “running” sino que seguramente  se manifestaron fatalmente mucho más tarde de lo previsto precisamente gracias al deporte.

Hoy en día se han estandarizado las pruebas de esfuerzo como forma de detectar y prevenir problemas de salud que puedan hacer su aparición durante el ejercicio y los corredores habituales son conscientes de que han de acompañar la vida deportiva con buenos hábitos nutricionales y vitales.

Todo esto es el resultado del esfuerzo de aquellos que, lejos de demonizar el “running”, comprendieron la necesidad de proporcionar a los deportistas cuantas herramientas necesitasen para poder practicar el deporte que les gusta como y cuándo quieran de forma segura: en el gimnasio, al aire libre, en una pista de atletismo, por el monte o en el desierto.

Aún así, todavía hoy podemos escuchar a la gente diciendo “Correr no puede ser bueno, ¡si el que lo inventó murió corriendo!”. A veces es más cómodo no ver más allá y sacar rápidas conclusiones de hechos aparentemente conectados entre sí.

Caroline Lovell, de 36 años, defensora del parto en casa relativamente conocida en su comunidad, falleció  tristemente hace unos días, como consecuencia de una complicación en su salud en el transcurso del parto de su segunda hija en casa.  Al igual que Fixx, murió de un paro cardiaco (ya en el hospital) y al igual que el corredor, su fallecimiento tiene tanto de triste como de paradójico, ya que ambos, cada uno a su manera (Fixx desde luego era mucho más mediático que esta última), estaban haciendo entonces aquello que precisamente defendían.

Y como era de esperar, muchas voces se han alzado ya como dedos acusadores que señalan : “¿Veis? El parto en casa mata.” 
Y lo cierto es que hay muchas personas a las que ese pensamiento les tranquiliza: pensar que el otro murió porque “algo hizo” o “no hizo” , es algo que aleja de nosotros el miedo que nos da aceptar la idea de que la muerte es algo que puede sobrevenir, en ocasiones, de forma  bastante imprevisible y bastante inevitable.

En cualquier caso, éste era el segundo parto en casa de Caroline: el primero tuvo lugar sin mayores complicaciones. Pero claro, en esa ocasión, no hubo titulares del tipo "la defensora del parto en casa da a luz sin complicaciones a un bebé sanísimo en su domicilio", como tampoco los hay cuando fallecen una madre o un bebé en un entorno hospitalario (y es que si todavía hay alguien que cree que en un parto hospitalario no mueren madres y bebés , desde aquí le digo que vive en la ignorancia: la muerte materna existe, sea cual sea el sitio donde una mujer da a luz, y todas las opciones conllevan riesgos, algunos de los cuales pueden ser , efectivamente, letales). 

A mi entender, lo más dramático de este asunto es que las personas (y concretamente los medios de comunicación, plenamente conscientes de que el miedo vende) seamos tan previsibles y el debate se haya planteado en términos tan  básicos como parto en casa vs parto hospitalario; en vez de ir un poquito más allá y atrevernos a hablar de qué condiciones pueden asegurarles a la madre y al bebé un buen parto, seguro y respetado, independientemente de dónde tenga lugar éste.



No hay comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu opinión