viernes, 24 de febrero de 2012

UNA DOULA ES LO MÁS PARECIDO A UN ANGEL CUANDO UNA MUJER DA A LUZ

Consultamos a tres obstetras sobre por qué es importante la presencia de la doula en un parto. (primera parte)

La humanización del nacimiento es una tendencia que se robustece poco a poco en el mundo, y Venezuela no escapa de dicha realidad, gracias a la presencia –aún tímida–, de las doulas o facilitadoras de nacimiento y de un grupo de médicos que está generando cambios importantes en ese sentido.

Embarazarte
inicia el año promoviendo la labor de la doula, nombre reconocido internacionalmente para designar a las “mujeres que apoyan a otras mujeres durante el parto” a través del acompañamiento, el soporte emocional, los masajes y sugiriendo movimientos, posturas o ejercicios que faciliten el desarrollo natural del nacimiento de bebé. Su función es alentar y confortar a la mujer que está dando a luz, a diferencia de la comadrona, cuyo rol era recibir al bebé.

Si bien la facilitación de nacimiento es una actividad predominantemente femenina, vale acotar que en los años recientes también se han sumado los hombres.

Las obstetras Carmen Mujica y Alida Flores forman parte del equipo de Embarazarte. Ambas son defensoras de las facilitadoras de nacimiento. Comenta la doctora Flores sobre esta figura: “cuando está presente una doula, la atención es mejor, porque el médico está pendiente de los parámetros fisiológicos, mientras que la doula presta la atención emocional que se extiende hasta el postparto”.

Considera Carmen Mujica que la doula es un “ser que brinda apoyo desde el punto de vista físico, al recomendar movimientos o dar masajes, desde el campo emocional, al estimular la confianza y el poder de la mujer, y en el área energética, porque establece un intercambio que tiene un fin clar disfrutar la experiencia de dar a luz”.

Para Alida Flores la facilitadora de nacimiento contribuye a que la parturienta esté tranquila y relajada, y esto favorece el estado anímico del papá, y posteriormente del bebé, incluso en el caso de una cesárea, procedimiento en el que “el médico está pendiente de la parte quirúrgica y no tiene el chance ni para voltear a ver el reloj, porque debe concentrarse en la operación. Una doula en esos momentos es la persona que va a estar pendiente de los detalles y de atender emocionalmente a la tríada familiar”, señala.

Concluye Mujica diciendo: “La doula siempre entrega lo mejor de sí, por ello, es lo más parecido a un ángel”.

Hay estudios realizados en los Estados Unidos, como el realizado por Kennell J., Klaus M., McGrath S., Robertson S. y Hinkley, C. (Continuous emotional support during labor in a US hospital. A randomized controlled trial), que dicen que la presencia de la doula disminuye:
  • Las cesáreas en un 50%
  • La duración del parto en un 25%
  • El uso de oxitocina en un 40%
  • El uso de analgésicos en 30%
  • El uso de fórceps en un 40%
  • La petición de anestesia en un 60%
  • Los ingresos de los recién nacidos a terapia intensiva neonatal.
De igual forma, la presencia de la doula favorece la experiencia humana, reduce el uso de anestesia, disminuye la tendencia a la depresión postparto y aumenta el éxito de la lactancia materna.

Atención médica + Atención psicoemocional
Desde 1989, el doctor Beltrán Lares se dedica al nacimiento humanizado. Trabajó en Buen Nacer y posteriormente creó el centro de parto natural y en agua Aquamater. Para él, el nacimiento humanizado debe contemplar, entre otros puntos, la incorporación de la doula como soporte psicoemocional de la parturienta. A su juicio, este es un cambio social que debe suscitarse en Venezuela.

Vale comentar que Beltrán Lares trabaja como formador de doulas en la organización Auroramadre.

En Venezuela el movimiento de las doulas existe desde antes de los años ochenta en la ciudad de Maracay. Allí surgieron las pioneras, encabezadas por Elizabeth Baldwin, quienes trabajaron en centros asistenciales públicos, donde han dejado huella. Después comenzaron a surgir instituciones especializadas en la formación de facilitadoras de nacimiento como Buen Nacer y mucho más adelante Auroramadre.

No hay doulas en todo el país, teniendo también presencia de ellas en Valencia, Mérida, Puerto Ordaz, Barquisimeto, Nueva Esparta y Maracaibo, pero en menor medida. En estas regiones, la educación prenatal y el apoyo de doulas están dando resultados positivos.

El equipo Embarazarte está conformado por educadoras prenatales que también se desempeñan como facilitadoras de nacimiento y consejeras de lactancia materna.

Este es el primer artículo de una serie que Embarazarte dedica a las doulas en Venezuela. En la próxima entrega, entrevistas a facilitadora y ginecobstetra de Nueva Esparta.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu opinión