martes, 7 de agosto de 2012

Mujer, ámate

Mujer y maternidad

Poco a poco, les iré presentando a los ponentes que van a participar en las I Jornadas de Familia, Crianza y Educación que se celebrarán los días 10 y 11 de Noviembre, en Las Palmas de Gran Canaria y transimitido en Streaming para todo el mundo.
 
Aquí va un texto precioso, que merecemos leer todas las mujeres, una carta escrita por ella para sí misma y para todas las mujeres, amigas de cerca y de lejos...viene de la mano de Ileana Medina, que vendrá desde Tenerife a comapartir con nosotros estas Jornadas.
 
En breve tendrán disponible toda la información sobre las Jornadas.
Mujer, ámate.











Ama tu mente, tu alegría, tu capacidad de soñar, tus debilidades y tus fortalezas, tus luces y tus sombras, lo que muestras y lo que escondes.

Ama tu cuerpo, grande o pequeño, alto o bajo, delgado o grueso… ama tu cuerpo tal como es: él te arropa, te envuelve, te acompaña, él eres tú, tu historia, tu soporte, el reflejo de tu alma, de tus deseos más profundos, de tus emociones, el soporte material de tu mente y de tu espíritu.

Ama tus curvas, tu perfil sinuoso, tus caderas. La redondez de tus muslos, de tus nalgas, de tu vientre,  la reserva que te prepara para la vida, para dar vida: el milagro supremo de la existencia.

Ama tu vida cíclica, tus hormonas,  la riqueza de tu biología que no es plana, sino que conecta en cada momento con tu espíritu, con la naturaleza, con la luna, con los vaivenes de las mareas, con la vida palpitante de la tierra y los mares.

Ama tus pechos: claros u oscuros, botones o rosas abiertas, prominentes o planos, son tus pechos fuente de placer y de erotismo, de alimento y de darte. Manantial permanente de amor y de sensibilidad.

Ama tu útero, siéntelo, relájalo, conecta con él. Mueve la cintura, baila a su alrededor, descubre sus posibilidades orgásmicas, el centro de energía que de él irradia.

Ama tus ovarios, conocélos, aprende cómo son, cómo funcionan, identifica en qué fase están… Las mujeres podríamos saber exactamente cuándo ovulamos si estuviéramos lo suficientemente conectadas con nuestro cuerpo, un cuerpo hecho para vivir en armonía con la naturaleza.

Ama tus cicatrices, tus arrugas, las huellas que la vida va dejando, pretender que en tu cuerpo no haya huellas de lo que has vivido es como pretender que tampoco haya huellas en tu alma, que nada hayas aprendido, que nada te haya marcado, que nada quede grabado en tu corazón.

Ama tu historia, investiga lo que has olvidado, recorre de nuevo tu infancia, comprende de dónde nacen tus desdichas, reconcíliate con lo que has negado, ama, honra y sana tu estirpe femenina,  la serie de matrioskas que útero tras útero ha llegado hasta ti. Tú eres la suma de todos tus ancestros, en el punto y el momento en que estás, y no podía haber sido de otra manera o no serías tú, única e irrepetible.

Ámate tal como eres, sin compararte con nadie, desde ti y para ti. Tú eres siempre única. Siempre estás en ti. Tú estás completa en ti misma.

Ama a tu pareja: no como una media naranja, sino como una naranja completa. Como alguien tan perfecto en sí mismo como tú, alguien digno de ser amado tal como es, no en la medida en que te proteja o en que satisfaga tus necesidades.
Cuando te sientes completa, cuando conoces y amas tu cuerpo, cuando tu alma sana las heridas del pasado, cuando te amas y te aceptas totalmente tal como eres, ganas en salud, en felicidad, en conciencia. Entonces quizás ya no importa si deseas o no tener hijos, si están o no están en tus planes, si vienen o no vienen.  No traerás a nadie al mundo para sentirte feliz o realizada. No te importará lo que nadie opine o piense. Eres libre.
Eres tú, perfecta en ti misma.

Pero si los hijos llegan, si tu vientre fértil se habita por una vida nueva, y tu cuerpo se abre llegado el momento para dar a luz, bañada en oxitocina, poderosa y amante como nunca, entonces nada ni nadie tendrá que decirte qué hacer o qué no hacer con tu cría que acaba de nacer.

Profunda y conscientemente, lo sabrás.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu opinión