miércoles, 16 de enero de 2013

Confundimos criar con ser la criada...

Esta semana el WhatsApp del Grupo de Crianza de Proyecto Vida echaba humo...y por eso, decidí dedicar la sesión de esta semana a un Encuentro para el Desahogo.

Las madres y los padres que nos quedamos en casa para cuidar a nuestros pequeños necesitamos lugares de encuentro y desahogarnos.
Nos agobiamos porque la exigencia es brutal, la atención que requiere un pequeño es constante,  es un trabajo de alto rendiemiento que no se valora como tal. Nuestra sociedad y nuestras maneras de vivir hacen que estamos solas/os todo el día  y si encima pretendemos atender la casa, cocinar, lavar, fregar...entonces el día se convierte en un no parar, en un querer y no poder, en momentos de frustración, en sentir que no puedes con todo y querer salir corriendo...te reconoces?

Pero... ¿es realmente así?

Decidir apartarte del mundo laboral de manera temporal, para ser tú quien cuida del pequeñ@ en primera persona, ¿¿¿debe ser sinónimo de convertirnos en la que limpia, lava, cocina, recoge, hace la compra y pasea al perro???

Cuidar a un bebé es un trabajo enoooorme, el mayor y más exigente trabajo que nunca hayas realizado antes, no hay tregua ni descanso, no hay pausa para un café tranquilo mientras lees el periódico, no hay diálogos con compañeros, no hay momentos de soledad, de concentrarte en algo sin que nada te distraiga, ni siquiera para ir al baño!!!
Conoces algún trabajo así?

Cualquiera que haya pasado un ratito con un bebé sabe que "no paran", que su energía es inagotable, que requieren de toda tu atención y esto a lo largo de un día entero es demasiado, pero además, resulta que los bebés -no porque tú los hayas malacostumbrado, ni porque tengan un problema- se despiertan por las noches, así que después de pasar un día emocionante, divertido y agotador ....  tampoco descansamos del tirón y esto, cuando tienes un día flojo, cuando te saturas, cuando tu energía baja,  hace que explotes.

En la reunión de hoy, hemos llegado a algunas conclusiones interesantes:

1, Lo que más nos agobia no es el cuidado de nuestro  peque, sino todo lo que  
    "tenemos" que hacer mientras lo cuidamos... 


Una mamá del grupo nos contó que ella vivía así de agobiada hasta que decidió "no hacer nada en casa".
 -"Mi trabajo es cuidar de María y el de mi marido es ir a la oficina. La casa, la compra, el perro y la lavadora son cosas de los dos y las hacemos cuando estamos juntos en casa"

... debo reconocer que me pareció super justo aunque nunca me lo había planteado así.
Ella había dejado su trabajo al nacer su hija, porque deseaba darle a su hija una crianza con presencia y no dejarla al cuidado de extraños con 16 semanas de vida. Pero al final, resultaba que se pasaba el día atendiendo la casa y desatendiendo a la niña.
-"Yo he dejado mi trabajo para criar, no para ser la criada"

También me ha encantado escuchar a un papá. En su caso, el primer año fue la mamá la que, disfrutando de su baja maternal y de una excedencia después, cuidó a la pequeña mientras él trabajaba fuera y ahora, es ella quien ha vuelto al trabajo fuera de casa, y él, es el que está a cargo de la pequeña.

Durante semanas, se levantaba a las 6 y media de la mañana, para limpiar la casa, preparar la comida, ducharse, preparar el bolso y tener el desayuno listo para su mujer cuando salía a trabajar. Así, cuando se despertaba la pequeña, él ya estaba libre de quehaceres, le daba el desayuno, la vestía y a jugar, pasear y disfrutar del día...en exclusiva con ella.

Pero pasadas unas semanas ya no podía levantarse al sonar el despertador, ¡¡Estaba destrozado!! y las cosas de casa empezaban a acumularse y nos decía...
-"He empezado a entender el duro trabajo que es cuidar a un niño/a y mi mujer me ha ayudado a comprender que estar con la niña, ya es un trabajo completo, ahora es "mi trabajo" y de la casa, hago lo que puedo, porque cuidarla a ella es mi prioridad".

2, Es bien diferente tener la prioridad de cuidar a tu pequeño mientras haces lo que puedes en casa, que tener la prioridad en hacer de buena ama/o de casa y cuidar a tu pequeño cuando puedes.
¿Cuál es tu prioridad cuando decides quedarte en casa para cuidar en primera persona?



3, La Soledad: También hemos llegado a la conclusión de que lo que empeora la sensación de agobio es "la soledad".
Afrontar solas/os los largos días, no tener a nadie con quien compartirlo, con quien relevarte, con quien descargar, hablar, reir o llorar, es lo que lo hace más duro.

Así las mamás que han decidido tener a su hijo/a solas, para las que nunca llega el relevo y que tienen que recargarse las pilas y la paciencia, la energía y el positivismo "a solas", lo tienen más difícil y son unas campeonas...desde aquí un abrazo fuerte a todas esas mamás que tiran del carro a solas, día y noche y encima lo hacen con amor y con conciencia.

En este punto quiero destacar que son muy importantes los lazos que se crean entre las madres y padres que acuden a un Grupo de Crianza, en esta sesión ha surgido la idea de organizarse para poder encargarse de los peques por turnos, mientras uno disfruta de unas horas libres, las únicas horas libres en toda la semana para estas mamás a solas...tan necesarias, tan saludables...espero y confío en que realmente lo lleven a la práctica.

4, Hemos hablado de que necesitamos Tiempo para nosotras/os, un ratito al día, para despejarnos...Pasear, dormir, nadar, hablar con una amiga, tomar un baño o consultar el correo tomando el café.
Por supuesto que no hablamos de cuando nuestro bebé es pequeñito y nos necesita al 100%. Hablamos de bebés que ya disfrutan quedándose o saliendo un ratito con papá a solas, con la abuela, con la tía o con una buena amiga.

Yo misma recuerdo que envidiaba el trayecto que hacía mi marido para ir a trabajar, solo. Tranquilo, escuchando música y cantando despreocupado. Su desayuno a mediamañana, leyendo tranquilo el periódico y hablando con algún compañero.

Yo no pude conducir tranquila durante meses y meses, mi bebé lloraba cuando yo conducía, hasta ponerme tan nerviosa que resultaba hasta peligroso. A muchos bebés les encanta el ronroneo del coche y les duerme, pero a mi pequeña no.

Y hoy en día, que sigo siendo mamá a tiempo completo y que, aunque cuento con la maravillosa ayuda de un papá, una abuela y una bisabuela jóvenes que disfrutan de sus nietos, reconozco que después de más de 5 años de crianza en primera persona y sin guarderías, me parece más fácil elegir la opción de volver al trabajo, al trabajo fuera y que otros les cuiden. (ojo! ver la segunda parte de este post que matiza esta afirmación)



Me parece que lo difícil es estar aquí día a día, día y noche...dando, dando, dándolo todo.

Reconozco que es mi elección y que lo haría mil veces, porque siempre he tenido claro que no quiero tener hijos para que me los cuiden otros, que disfruto enormemente de la crianza, que hay miles de millones de momentos que son lo mejor de mi vida, sonrisas, abrazos, bailes, canciones, juegos y sobretodo estar presente, poder compartir y verles crecer, no perdérme sus sonrisas, sus progresos, sus días que se van y no volverán.

No quiero ser madre de 17 a 20h...pero que tengo que poner remedio a esto que nos hace explotar y que a partir de ahora no quiero confundir más, ni que nadie más confunda...que en mi elección, mi trabajo es criar...no ser la criada.

¿Y tú qué opinas?

9 comentarios :

  1. Es que tenemos mucho camino aún que recorrer... Parece que hemos superado lo de que la mujer se queda en casa y no sale a trabajar, somos más "libres", más "independientes", pero enseguida se "nos ve el plumero".
    Nadie nos dice "pues mi abuela no estudió nada y tan contenta" si nos quejamos de que no hemos entrado en la universidad que queríamos, pero sí que oímos aquello de "mi madre nos crió a nosotros tres y tenía la casa impoluta, y hacía la comida y nos cosía la ropa". La cuestión es, ¿a costa de qué hacían todo esto? o ¿de quién?

    Muchas gracias por tu post!
    Un abrazo
    Elena

    ResponderEliminar
  2. Encantada con la reflexión! Me siento muy identificada en positivo... En casa nos organizamos para que los niños sean mi dedicación exclusiva y, cuando estamos los dos organizamos la casa... Aquellos días que yo puedo hacer algo porque los peques quieren estar a su rollo, adelanto, y los que no...pues le toca más a papi cuando llegue. Yo aún no tengo un momento al día, pero sí ratitos durante la semana... Y de verdad que cuando ves las cosas desde ese prisma todo cambia... Un beso y gracias por una reflexión así! Y por haberlo tratado en el grupito... ❤

    ResponderEliminar
  3. No pude ir ayer, y me hacia mucha falta!! Justo esta semana tuve discusión con mi madre porque me acusa de desordenada, que no entiende como "no me da tiempo"... :(
    Muchas gracias por tus palabras, me siento menos frustrada después de leerte :)

    ResponderEliminar
  4. Yo soy una mama trabajadora, he tenido que dejar a mi bebe desde muy pequeña al cuidado de "otros" y les puedo asegurar que tambien es muy duro, porque en mi caso, aunque estuviera trabajando, con ese tiempo para mi, como ser autonomo, mi mente estaba con mi bebe, pensando y torturandome en como estara mi bebe, si le atenderán como yo lo haría, si de verdad le estan dando mi LM extraida el dia anterior o le habran dado leche de formula, so le dan agua o me respetan mi decision de LM exclusiva, si le han cambiado el pañal o le habran dejado mucho tiempo con pipi o caca, o si le atienden inmediatamente cuando llora... y mietras tienes todo ese dilema en la cabeza, tambien tienes que concentrarte en tu trabajo, para que salga adelante, y cuando llego a casa, recuperar todas las horas de amor perdidas en la jornada laboral, ademas de hacer las tareas propias de la casa, con o sin ayuda, y ademas pasar las noches "en vela" porque mi bebe tomaba tetita y se despertaba muchas veces durante la noche, y al dia siguiente, despertarte y volver al trabajo,a la separación, a la comedura de tarro, al trabajo....
    En fin, que creo que tambien es muy duro tener que trabajar y que "otros" te cuiden a tu bebe, aun teniendo tiempo de autonomia para una misma. Yo si hubiese podido tener elección me hubiese quedado cuidando a mi bebe en mi casa, aun sabiendo que tambien es duro...
    Ebn fin creo que la dureza del asunto viene dada en la condicion de ser madre, pero es tan gratificante que estas cosas se nos olvidan cuando vemos a nuestros hijos, a mi se me saltan las lagrimas cuando llego y mi hija me dice gritando "que bien que viniste mami!!!""

    ResponderEliminar
  5. Me ha gustado salvo ese último párrafo" me parece más fácil elegir la opción de volver al trabajo....Me parece que lo difícil es esto, es estar aquí día a día, día y noche...dando, dando, dando..... No me parece justo !!! Porq además de darlo toooodo cuando estamos con ellos sin descanso ninguno, con la malas noches incluidas teniendo las mismas responsabilidad de la casa además de todo eso tengo q llegar puntual a mi trabajo, en buen estado físico y mental para dar el otro 100% sacando fuerzas de no se sabe donde y cuando vuelva a casa no podré descansar a pesar de la mala noche porq mi bebe esta ahí para reclamarme!!! Y dar dar dar aunq evidentemente esto último no lo cambio por nada!!! Besos

    ResponderEliminar
  6. Pues yo dejé a mi primera niña con seis meses en la guarde y fue lo peor del mundo,seguimos con teta y colechando hasta ahora que tiene tres. Y medio. Todos los días me levantaba temprano preparaba sus cosas la despertaba y a la guarde luego corriendo y llorando a mi trabajo...duro durísimo pero tengo que reconocer que tenía tiempo en el coche,iba al baño sola en mi trabajo,hablaba de otras cosas,me vestía mejor,me peinaba,pintaba,incluso hacía alguna comida que otra con los compis,me alababan algunos días por mi esfuerzo...y hoy tengo dos niñas,con la segunda decidí no pasar por la tortura de la separación,tiene año y medio y mi mayor dos más. Es duro,duro como persona independiente a veces me difumina la rutina,o la no rutina,recoger sin parar,ir al baño siempre acompañada,ducharme en menos de dos minutos,cocinar mientras tiendo con una en brazos y otra tirando del pantalón,olvidar las llaves,salir sin peinar,comer como los pavos la mayoría de veces no tener conversaciones sin interrupciones,vestir con manchas...eso si,ya no lloro todos los días por dejarlas al cuidado de otros. No sé si será lo más duro pero lo más reconfortante para mi sin duda.

    ResponderEliminar
  7. Jo había escrito un super texto y no se publicó... Intentaré repetirlo.
    Me sentido muy identificada con el texto querida Carol. Sí que mucha veces me sentido criada. En el modelo ella se queda en casa con la niña nos confundimos y terminamos asumiendo casa, niña, comida, ropas... Me he visto muchas veces con la niña en brazos tendiendo, cagando, duchándome, haciendo de comer... Se trata de un modelo en que a poco que nos descuidemos asumimos y asumimos TODO... Y esto es lo que verdaderamente nos agota. Le comentaba muchas veces a mi pareja que llegaba a las 3 o a las 5, que al menos había tenido tiempo para desayunar, para hablar con otras personas para leer noticias. El cansancio psicológico que produce hacer 24 horas lo mismo es invisible. El modelo patriarcal y la cultura machista en la que hemos sido educados planea sobre nosotros y algunos hábitos es muy dificil de cambiar. Una madre me dijo una vez que era ella quien trabajaba y él quien se quedaba en casa y que por esa razón se levantaba a las 5 para dejar todo ok antes de irse, es decir, ropas, comidas, recoger un pisco... En la versión inversa a veces sí pero la mayoría de las veces es ella, la que se queda, independientemente de cómo haya sido la noche, quien se levanta y se toma el primer café entre pañales, ojeras, cansancio y soledad. Laura Gutman apuntaba que un modelo igualitario en tiempo de puerperio exige por parte del hombre hacer más y esto a veces no se entiende. Se idealiza la situación de la mujer que queda en casa, que no se puede ni quejar... porque como no trabajas. En mi caso al menos o lo que he visto es que aunque el resto del mundo, papas y familia apoye, la organización de muchas cosas recae en quien no trabaja fuera de casa. Quién organiza la comida, quién hace el bolsa de la niña cuando salimos a la calle, quién reorganiza el ropero y quita las ropas que ya no le sirven... Con respecto al apoyo familiar y social más de lo mismo, al menos ha sido mi experiencia, se entiende que como estoy y como no trabajo no necesito apoyo, porque no trabajo fuera de casa. Y no te quejes... eh¡¡¡ Eso ha sido lo que he vivido. Cuando he trabajado puntualmente sí he tenido apoyo familiar, pero de resto para descanso o para no hacer nada, no... No se entiende. Esto más o menos era lo que había escrito... Bufff a ver si ahora tengo suerte porque otro hueco como éste para escribir dos veces lo mismo no tengo...jjje Afortundamente después de dos años puedo decir que los tiempos empiezan a ser equilibrados y tengo tiempo para otras cosas...Gracias

    ResponderEliminar
  8. Con mi primer hijo decidi quedarme en casa para cuidarlo y al año tres meses lo encargue con mi mamá y me sentia muy bien, mi trabajo era por horas y habia dias que solo salia por dos horas en la noche y podia estar con mi hijo todo el día, eran buenos tiempos, me sentia feliz y completa, pero la que se llevaba toda la friega era mi mamá que por ende ya no lo merece y eso me hacia sentirme mal. Entonces decidi embarazarme por segunda vez y por obvias razones dejar de trabajar ya que mi esposo trabaja lejos de donde es mi familia y tuvimos que cambiarnos de casa, aqui donde vivo estoy sola, tengo que hacerme cargo de mi hijo, de mi embarazo y de mi esposo, hago TODO y estoy harta, diario estoy cansada, cuando quiero hacer algo productivo me da flojera y no puedo, me pongo a llorar por la impotencia, mi hijo mayor ya va al preescolar y aprovecho el tiempo cuando no esta, pero con el embarazo me siento cansada y enferma, mi esposo aveces me apoya, lava los trastes o sube la ropa a tender, pero nada mas. Afortunadamente no nos falta nada, pero me siento como la sirvienta, no se que hacer para ya no sentirme asi, en mi primer embarazo no me sentia tan mal en cuestion de emociones pero ahora no se que me pasa, extraño mi trabajo, esos tiempos que ya estaban controlados y mi hijo bien cuidado. No se que hacer.

    ResponderEliminar
  9. Juatamente ahorita estoy acostada en el sofa, con la casa un patas arriba y saben que, NO ME IMPORTA. me case y tengo una familia con dos hijos a los que adoro pero ya estoy en la cumbre que quiero darme un tiro y caer caida libre sin sentir nada mas que descanzo. Les digo algo, si quieren ir a trabajar no lo duden, busquen a alguien, pero en mi caso eso es lo dificil. Quien m cuide a mis hijos es lo q no encuentro. Y las guarderias quedan super lejos.. acabo de poner mi empresa y la tengo cerrada porque no hay quien se quede con ellos. Lloro de la frustracion y la desesperacion. Y la solucion se tardara unos meses creo. ¿animo? No... busquen otras soluciones pero no sean las criadas

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu opinión